LOGO BN CORMU 600X600
LOGO BN CORMU 600X6001235
Día Internacional de la lucha contra el Cáncer Infantil: el valor de la pesquisa temprana

Cada 15 de febrero se busca sensibilizar a las comunidades para trabajar juntos en nuevas políticas públicas que mejoren los diagnósticos, la prevención y el tratamiento.

Según el Registro Nacional de Cáncer Infantil, al año son diagnosticados entre 490 y 500 niños con esta enfermedad, muy por debajo de la cifra registrada en adultos, la cual estima 35.000 casos nuevos al año. Aun cuando esta comparación denota que la cantidad de casos es baja, el impacto que genera en las infancias y sus familias debe ser visibilizado con especial atención para fortalecer la capacidad de observar las señales de alerta y acceder a un diagnóstico temprano.


El sistema de salud público de Chile atiende al 80% de los niños y adolescentes con cáncer del país, siendo los más comunes la Leucemia, los Tumores de Sistema Nervioso Central y los Linfomas, los cuales se han transformado en la segunda causa de muerte en los grupos de edad de 5 a 9 y de 10 a 14 años.


En la actualidad, el 78% de los niños y adolescentes diagnosticados con cáncer sobrevive a la enfermedad si se diagnostica a tiempo, condición que puede ser mayor o menor dependiendo del tipo de cáncer y el riesgo de éste. Es en este punto que resulta fundamental prestar atención a diversos síntomas que varían según el órgano afectado, muchas veces poco específicos, los cuales alertan pues no responden a tratamientos o no tienen origen viral o bacterial. Algunos de ellos son:

-          Fiebre.

-          Pérdida de peso sostenida.

-          Dolor de huesos.

-          Cefaleas.

-          Inflamación de ganglios.

-          Palidez o moretones.

-          Masas anormales en cualquier parte del cuerpo.

-          Alteraciones como pérdida visual, estrabismo o asimetría ocular.

-          Pérdida de la fuerza, el equilibrio e incluso convulsiones.


El cáncer infantil es una patología incluida en las Garantías Explícitas en Salud (GES), otorgando una serie de beneficios garantizados por Ley para quienes la padecen. Sin embargo, ante esta enfermedad queda mucho por hacer todavía, como incrementar las acciones de investigación, introducir nuevos tratamientos a la red pública e incorporar más especialistas, reforzando todas aquellas instancias que permitan entregar mejor calidad de vida a las niñas, niños, adolescentes y familias.