LOGO-CORMU
Prevención del consumo de drogas: promoviendo el autocuidado y la participación 

El aumento de las cifras de abuso de sustancias incluye alcohol, tabaco y fármacos tranquilizantes. 

El pasado 26 de junio conmemoramos el Día Mundial de la Prevención del Consumo de Drogas con el fin de sensibilizar y crear conciencia acerca de los efectos individuales, sociales y culturales derivados del consumo desmedido de diversas sustancias. 

De acuerdo con el Informe Mundial sobre Drogas 2021, alrededor de 275 millones de personas consumen drogas al menos una vez al año y más de 36 millones sufren trastornos por consumo de drogas, mientras que, en Chile se estima que hay unas 649 mil personas que tienen consumo problemático de drogas y alcohol. 

El Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA), a través de su Estrategia Nacional de Drogas 2021-2030, dio a conocer a fines del año pasado la alarmante cifra que ubica a los escolares chilenos en el primer lugar en América en consumo de tabaco, marihuana, cocaína y tranquilizantes. 

El principal agente de protección frente al abuso de drogas y alcohol es sin duda alguna la familia, sin embargo, desde la perspectiva de la educación y la salud, existen diversas formas de contribuir a la prevención desde temprana edad, ofreciendo alternativas para el desarrollo de herramientas que les permitan comprender las consecuencias y visibilizar sus propias habilidades de autocuidado y autocontrol frente a situaciones que los expongan al consumo y abuso de drogas. 

Las intervenciones exitosas en este grupo de la población pasan, en primer lugar, por entender qué los motiva a mantenerse en estas conductas, abriendo espacios para manejar de mejor manera esos comportamientos. Algunos factores claves son el acompañamiento y la promoción de actividades saludables, además de ofrecer a los más jóvenes un acercamiento sin juicios ni maltratos, donde puedan expresar sus inquietudes con seguridad y confianza, permitiéndoles comprender desde la perspectiva de la salud el impacto del consumo y los factores de riesgo asociados a este.   

Para desarrollar estrategias que resulten exitosas en este ámbito, es necesario enriquecer también los ambientes que promuevan estilos de vida más sana, que incorporen actividad deportiva y participación social como aporte fundamental en el desarrollo de la identidad de las y los jóvenes, impulsando sus intereses y motivaciones para promover un mayor compromiso con su futuro. 

Si tienes o conoces a alguien con problemas de consumos de drogas o alcohol, acércate a tu CESFAM y solicita apoyo, nunca es tarde para cambiar tu estilo de vida. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.